lunes, 11 de abril de 2011

La epidemia de viruela de 1899-1900 en Ujué.


Archivo:Child with Smallpox Bangladesh.jpgLa viruela era una enfermedad infecciosa grave y contagiosa que en algunos casos podía causar la muerte. No hubo nunca tratamiento especial para esta enfermedad y la única forma de prevención era la vacunación.

Los síntomas de la viruela comenzaban con escalofríos, fiebre elevada, dolor de cabeza, dolores de articulaciones y musculares (especialmente dolor de espalda), náuseas y vómitos. 

La erupción de la piel aparecía varios días después de los demás síntomas: Eran infinidad de  vesículas repartidas por todo el cuerpo que se llenaban de pus.
Pasado un tiempo las pústulas se rompían, después se secaban y formaban costras.  

La erupción era dolorosa, más densa en la cara, brazos y piernas, asociada con picazón ó escozor y ardor o dolor severo.  
Mucha gente moría tras el contagio de esta enfermedad. 

En los sobrevivientes las pústulas dejaban cicatrices permanentes en forma de hoyuelos. 
Los síntomas aparecían a partir de 8-16 días después de la exposición y contagio.

Las personas infectadas transmitían la enfermedad mientras tuvieran costras en la piel. La viruela era considerada una enfermedad altamente contagiosa.  
Después de padecer esta enfermedad, la persona  quedaba inmunizada y no podía padecerla de nuevo.

FOTO TOMADA DE WIKIPEDIA: Esta niña de Bangladesh fue infectada por la viruela en 1973. 
La erradicación de la viruela fue declarada en Bangladesh en diciembre de 1977 cuando una Comisión Internacional de la OMS certificó oficialmente que la viruela fue erradicada de ese país.
                                   .................................
 Gráfico donde podemos ver la evolución de la viruela en España desde 1900 hasta su erradicación en 1950.
La mortandad que provocaba esta enfermedad sobrepasaba las seis mil personas al año a principios del siglo XX
                                        .............................................................

La viruela en Uxue.
Cuando niño, solíamos mirar con curiosidad al señor Sabino, el de Julianico.
Sabino era un señor muy mayor. Tenía por toda su cara unos hoyos que  según nuestros padres fueron producidos por la viruela hacía muchos años. 
Sabino, el de la Nieves de Zaurino, debió pasar la viruela a principios de siglo. En casa se comentaba que tal o cual persona también la pasó. 
Luego, la vacunación se hizo obligatoria y ya no hubo más casos en el pueblo.
Todavía tengo en el brazo un recuerdo: Un par de rayicas paralelas. Era la vacuna contra la viruela… una de las que nos pusieron cuando muetes.

El brote de viruela de 1899-1900 en Ujué.
Hace tiempo, en el blog que el amigo Juanjo tiene sobre Pitillas tuvimos la oportunidad de leer el siguiente texto:
"El Eco de Navarra. 16 de enero de 1.900. 
Uno de los pueblos de Navarra en que más se ha cebado la epidemia variolosa es en el de Ujué. El 13 de octubre (1899) hubo el primer caso de viruela y para estas fechas se calcula que han sufrido la enfermedad 200 personas, habiendo al presente 170 atacados. Las defunciones, afortunadamente, no han pasado de 20, siendo en su mayoría niños los fallecidos. Las escuelas se han cerrado el 15 de diciembre último. Bien merece el pueblo de Ujué que se le presten auxilios sanitarios por las autoridades superiores de la provincia".
……………………………..
"Víctima de rápida enfermedad ha fallecido en Ujué, la respetable y distinguida señora, Dª Matea López y Llanas, dignísima esposa del farmacéutico de la misma localidad, nuestro buen amigo D. Carlos Guallart Pie.
¡Que el Señor haya acogido en su seno el alma de tan buena señora, pues bien lo mereció por su religiosidad y acrisolada virtud".
………………………………………………………….
Es importante resaltar la frase que dice que “Bien merece el pueblo de Ujué que se le presten auxilios sanitarios por las autoridades superiores de la provincia”. Y es que hasta esa fecha (16 enero de 1900) los ujuetarras se las tuvieron que arreglar por sus medios para hacer frente a la epidemia.
A pesar de que el brote de viruela se declaró el 13 de octubre de 1899 vemos que no cerraron la escuela hasta el 15 de diciembre cuando ya había muerto bastante gente y que no se pidió ayuda exterior hasta enero.

Los infectados eran sobre todo de la clase más humilde y pobre del pueblo pero vemos que una señora, la esposa del farmacéutico de Ujué, murió de“rápida enfermedad”. 
Es de presumir que la causa fuera la viruela pero que la disfrazaran con ese eufemismo para ocultar el verdadero motivo. Y es que solo con mencionarla, la viruela producía repugnancia. 

Tras pedir ayuda a las autoridades provinciales, éstas intervinieron a mediados de enero, y gracias a las medidas que se tomaron, el brote quedó extinguido en veinte días. Llama la atención esta tardanza en pedir ayuda pero en la carta que reproduzco más abajo se dice algo sobre ello.

El día 7 de febrero de 1900 El Eco de Navarra publicaba que se daba por extinguido el brote de viruela en Ujué  y a los ocho días el mismo rotativo publicaba la carta de agradecimiento del alcalde, del médico y del párroco que reproduzco integra ya que en sí es un relato de los hechos acaecidos desde el inicio del brote epidémico:

GRATITUD DE UN PUEBLO 
Ujué, 15 de febrero de 1.900
Sr. Director de EL ECO DE NAVARRA.
Muy señor nuestro y de nuestra más distinguida consideración: 
Enemigos de toda exhibición, nunca nuestros modestos nombres hubiesen figurado en la prensa periódica, si estímulos poderosos no nos movieran a ello; pero hemos recibido un grande beneficio, al que no poco ha contribuido con sus nobles estímulos la prensa de la capital, y de ella queremos servirnos para hacer público nuestro reconocimiento, si, como no dudamos, se digna dar cabida en el periódico de su digna dirección a nuestros sentimientos de gratitud.

De tristes y duraderos recuerdos serán para esta villa, el fin de 1.899 y principios de 1.900, por haber una enfermedad, tan penosa como repugnante, sumido en el luto y la miseria a la mayor parte de sus vecinos.
La caridad particular había agotado sus recursos, el municipio había dado cuantos fondos tenía disponibles, sin que en manera alguna hubiesen podido ser atendidas las más perentorias necesidades de cerca de trescientos enfermos, y sin que se pudiese prever el fin de tan terrible plaga; pero Dios quiso visitarnos con esta calamidad, quiso también mandarnos el remedio, por medio de las autoridades superiores de la provincia y de la benéfica asociación de la “Cruz Roja”.

Apenas llegó a oídos del dignísimo Gobernador civil de esta provincia y declarado protector de Ujué, de la Excma. Diputación Foral y de la Cruz Roja, lo inmenso de nuestra tribulación, cuando se apresuraron a aliviarla. La Diputación, concediendo cuanto el Ayuntamiento había solicitado para atender a los gastos de la enfermedad, y el Sr. Gobernador, con los médicos de esa capital, Sres. Jimeno y Arraiza, viniendo a traer, juntamente con la cantidad que la Excelentísima Diputación había concedido y los recursos que de sus bolsillos particulares repartieron entre los enfermos pobres, el valor a este pueblo, abatido bajo tan terrible azote.

Grande fue el bien que tan ilustres, como caritativos huéspedes, hicieron con su visita a este pueblo; pero no fue más que el principio de otros muchos, porque desde entonces, por encargo del doctor Jimeno, en nombre de la Cruz Roja de Pamplona, ha corrido por cuenta de esta asociación, el importe de los alimentos suministrados a los enfermos pobres, y sólo Dios sabe el bien que esto ha hecho; porque si todos los médicos pudiesen, como en esta ocasión, recetar siempre caldo, no hay duda que la mayor parte de las convalecencias serían muy cortas, como ha sucedido aquí, pues todos los enfermos están ya completamente restablecidos, sin que en los últimos quince días haya ocurrido más que un nuevo caso en un niño, que muy pronto estará bien.

No menos solícita la Sección de la Cruz Roja de Tafalla, se apresuró a preguntar por las necesidades de este pueblo, y enterada por los señores antes mencionados de lo que era de mayor urgencia, se personó una comisión compuesta por don Marcos Indart, Presidente, don Narciso Arnoriaga, Secretario, don Doroteo Eraso y don Daniel Valero, mandando antes ropa blanca, cal y la bañera regalo del señor Gobernador, visitando a muchos enfermos, y socorriendo a los más necesitados con alguna limosna en metálico, y encargándose de remitir mantas, como lo hicieron a los dos días a la vez que otra bañera, regalo de la Cruz Roja de Pamplona.

El resultado de todo esto, ha sido el quedar extinguida la viruela en veinte días, a pesar del inmenso incremento que había tomado.
Reconocido el beneficio, nosotros, como los más interesados en el bienestar de este pueblo, por los cargos que en él desempeñamos, nada más nos resta que mostrar nuestra gratitud en nombre de todos los vecinos de Ujué, a todos los que nos han favorecido, no sólo por lo que han hecho, sino también por lo que han deseado hacer, pues todos han manifestado, que si cuando nuestra situación fue más apurada, la hubiesen conocido, al momento la hubieran remediado.

Gracias, pues, a la Excma. Diputación, que ha demostrado querer para su pueblos un gobierno paternal, como es tradicional en ella, y en particular al muy digno diputado por este distrito don Jesús Elorz, que fue el que promovió este asunto, ante la Excma. Diputación en favor de este pueblo; gracias al siempre amante y amado de este pueblo de Ujué, don Jenaro Pérez Moso, gobernador civil de esta provincia; gracias a la Cruz Roja de Pamplona, y en particular a su dignísimo presidente don Serafín Mata y Oneca y a los señores Gimeno y Arraiza, por haber demostrado una vez más saber cumplir con los fines de esta asociación; gracias no menos rendidas a la sección de Tafalla, y en particular a la Comisión que nos visitó, que a imitación de los señores antes mencionados, atentos sólo al cumplimiento de su deber humanitario, no les arredró la molestia del viaje, ni el peligro del contagio, ni lo repugnante de la enfermedad; gracias al ilustrado maestro de esta villa don José Arias, que con sus escritos en la prensa, hizo que llegara a las ya repetidas personas, la noticia de nuestra desgracia; gracias por último a EL ECO DE NAVARRA, que haciendo pública nuestra precaria situación, contribuyó no poco a su remedio.

Dios premiará a los que tanto nos han ayudado y tengan la seguridad de que en Ujué se pronunciarán siempre sus nombres con veneración y gratitud.
Finalmente, dan a usted las gracias anticipadas por la inserción de la presente y tienen el honor de ofrecerse a usted con la mayor consideración, atentos y SS. Q. B S. M.
Pedro Porta, Alcalde.- Félix Aramendía, Párroco.- Alfredo Castellano, Médico.
17 de febrero de 1.900, sábado. El Eco de Navarra. Nº 6.913
……………………………………………….
A modo de resumen queda claro:  En nuestro pueblo la epidemia de viruela duró más de cuatro meses. Se inició el 13 de octubre de 1899 y no se pidió ayuda hasta mediados de enero de 1900.
El número de infectados pasó de 300 de los que murieron algo más de 20 (un periódico de Madrid dice que 35) de los que la mayoría fueron niños. A pesar de ello no se cerró la escuela hasta dos meses después del primer caso.

Habría que mirar los archivos de parroquia y ayuntamiento de Ujué para comprobar con exactitud cuantas fueron las defunciones en aquellos meses, pues puede que haya casos en que no se ponga que la muerte fue por viruela.
Para ciertas capas sociales resultaba oprobioso admitir que un familiar había muerto llagado por los lacerantes y espeluznantes efectos de esta contagiosa enfermedad de "gente pobre".

A partir de la llegada de la ayuda la enfermedad se erradicó en 20 días entre otras causas gracias a la vacunación y a las medidas higiénicas y alimentarias impulsadas por los responsables de Sanidad de Navarra y por la Cruz Roja.
-------------------------
Ahora veamos lo que dice otro periódico de fuera de Navarra: Según en Heraldo de Madrid la viruela causó en Ujué 35 victimas.
Ujué tenia en esos momentos 1365 habitantes. Tomando en cuenta que fueron más de 300 los afectados podemos decir que estuvo infectada la cuarta parte de la población y que la mortandad fue del diez por ciento de los contagiados si tomamos como buena la cifra de 35 decesos.

HERALDO DE MADRID - AÑO XI - MARTES 23 DE ENERO DE 1900.
Desde Pamplona.
De nuestro corresponsal
Pamplona 83 (il, 24 m.)
El gobernador civil, el inspector provincial de Sanidad, Sr. Jimeno, y el doctor Arraiza, han regresado de la villa de Ujué, adonde marcharon con objeto de atajar los estragos de la viruela, que ha tomado allí horrible incremento' por la incuria e ignorancia de los vecinos refractarios a la vacuna.
A consecuencia do la visita de las autoridades superiores, se vacunaron 200 personas, siendo loa primeros en someterse al tratamiento el párroco y el alcalde, con lo que lograron vencer la resistencia de los vecinos que temían vacunarse.


La epidemia reviste mucha intensidad; Ha causado hasta ahora 35 víctimas, numero muy crecido con relación al escaso vecindario de la localidad.
La Cruz Roja, cumpliendo con sus caritativos deberes, suministra personalmente a los convalecientes pobres la carne necesaria, además facilita la linfa vacuna, sábanas bañeras y los remedios que reclama el médico titular Sr. Castellano, quien, por cierto, es merecedor de que se le proponga para una recompensa. El Sr. Castellano ha pedido cal viva para proceder a la desinfección de las viviendas pobres, operación que debe hacerse inmediatamente.
Merece elogios la caritativa intervención den la Cruz Roja y el presidente de esta el Sr. Mata Oneca.
También es acreedora a aquellos la Diputación por los socorros que ha enviado.
                             ---------------------------------

OTROS ENLACES SOBRE EL TEMA DEL BROTE DE VIRUELA EN UXUE:
El Eco de Navarra publicó cuatro veces noticias referidas al azote de la viruela en Ujué pero todas a partir de enero cuando esta contagiosa infección ya había hecho estragos en nuestro pueblo.
El amigo Juanjo reprodujo esas noticias en su blog. Seguidamente pongo enlaces a cada una de ellas para quien quiera leerlas íntegramente :

-Primera noticia de El Eco de Navarra sobre la viruela en Ujué. Ya la hemos reproducido en este articulo.

-La Cruz Roja en Ujué. Interesante pues cuenta al detalle las aportaciones que hizo esta benemérita agrupación en Uxue.

-Elogio al Gobernador por un vecino de Ujué . Más de la mitad de la redacción de este escrito está destinada a lisonjear al Gobernador civil y personalidades sanitarias de Navarra que acudieron a Uxue en enero, tres meses más tarde de haberse declarado el brote de viruela.
Menciona también los nombres del médico, practicante, boticario y dos enfermeros de Ujué que atendieron a los infectados.
……………………………………………
- Si queréis tener acceso a la hemeroteca de El Eco de Navarra pinchad aquí
- Información sobre la viruela, pinchar en Wikipedia.
...........................................................