Páginas

miércoles, 16 de agosto de 2017

Los piratas y corsarios de Bizkaia, Gipuzkoa y Laburdi

A media tarde del 14 de agosto veo en un periódico digital que “Cientos de piratas participan en el abordaje del puerto de San Sebastián siendo éste el evento más importante de la programación de la Semana Grande donostiarra”.

Dejo de leer y mi mente comienza a divagar sobre piratas y corsarios, y recuerdo que hace tiempo escribí un artículo sobre el “Corso Terrestre de Navarra” que organizó Xabier Mina en 1809 contra en ejército de Napoleón. (ver aquí)

Allá dije que la patente de corso se le daba al propietario de un navío para poder atacar en beneficio propio barcos y poblaciones de naciones enemigas y que el "Corso terrestre de Navarra" era algo parecido pero dado en tierra con tal que los salteadores de caminos y campo abierto atacasen solo a los franceses.


Y puesto a divagar sobre piratas y corsarios marinos, me viene a la mente que ya oí hablar de euskaldunes que se hicieron a la mar para ejercer esos "oficios"...

Como tengo el ordenador encendido, pongo en el buscador de Google las palabras “piratas vascos” y me encuentro con varias entradas la mar de interesantes. (Ver aquí)
En euskara también hay bastantes páginas que hablan del tema (ver aquí)

En todas las páginas rastreadas en dichos enlaces tenemos mención a piratas de nuestro litoral, es decir a vascos que, dueños de un barco, se dedicaba al latrocinio en altamar, cayese quien cayese…
Y también encontramos mención a cosarios vascos....
                                                    ---------------------
Pensemos que hace siglos era corriente que los ejércitos fuesen la suma de las mesnadas que los Señores (rey, duques, marqueses etc) podían mantener.  
Tal como en tierra un determinado señor mantenía su grupo de guerreros, en el mar también había señores que fletaban barcos con tripulación y armamento propios al servicio de un rey o una facción en guerra.  
Tal como había ejércitos, o mejor dicho mesnadas mercenarias, que se ponían al servicio de quien los pagase, también había barcos que se ponían al servicio del mejor pagador.
Conseguida la protección que suponia tener patente de corso ya se podía esquilmar en beneficio propio a todo quisque, menos a quien te había dado la patente, claro.
                                                   ------------------
Piratas y corsarios vascos.                                             
Seguidamente haremos mención tanto a piratas como como a corsarios que salieron de nuestras  costas.
El pirata.
El pirata actúa en beneficio propio: roba a todos y todos lo persiguen. Recordemos cómo se define al pirata en aquel poema de Espronceda:

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios la libertad;
mi ley, la fuerza y el viento;
mi única patria, la mar.

Leemos en Wikipedia (ver aquí) que existen registros de que Bayona albergó piratas desde el siglo XIV tal como reseña el cronista florentino Giovanni Villani en los años 1303-1304
En el siglo XV la piratería vasca pasa al Mediterráneo apareciendo personajes como los vizcaínos Antón de Garay y Pedro de Larraondo que a comienzos del siglo XV asaltaron mercantes, práctica por la que fueron ejecutados.
En aquel siglo también son conocidos los nombres de Fortunato de Zarauz, Pero Pallá, Sancho de Buitrón y Pedro de Bayona.

​Según Enrique Otero Lana, entre los siglos XVII y XVIII los vascos fueron hegemónicos en las actividades corsarias, contando el señorío de Vizcaya con 77 buques corsarios.
​Se tiene noticia de que el pirata Martín de Irízar apresó en tiempos de Carlos V al bucanero francés Jean Florin.
​Se conocen los nombres del donostiarra, Francisco de Illareta, del pasaitarra Miguel de Iturain y también Domingo de Albistur, Juan de Erauso, Juan de Lizarza, Pedro de Mondragón y Antón de Garay´

Corsarios.
​En el siglo XVIII renace la piratería vasca bajo la forma del corso, con figuras como la del marino de Rentería Vicente Antonio de Icuza y su lugarteniente Joaquín Mendizábal, que obtuvieron la patente de corso en 1765.​

Laburdi tenía en 1635 alrededor de 4.500 marinos. A la disminución del auge de la pesca ballenera en el s. XVII correspondió el florecimiento de las pesquerías bacaladeras.
A comienzos del siglo un ballenero laburdino perdido descubrió las islas Spitzberg donde consiguió abundante pesca hasta tal punto que San Juan de Luz se organizó, desde 1613, para ejercer esta industria.
Ingleses y holandeses comienzan por esas fechas a perturbar el monopolio vasco del aceite de ballena.

El corso y la piratería  una solución a la expulsión de las pesquerías de ultramar
El tratado de Utrech en 1713 y el de París de 1763 pusieron fin al comercio exterior salvo con las Antillas y Santo Domingo. A la actividad comercial legal sustituyó durante estos dos siglos un floreciente corso que prosiguió, incluso, después de la Revolución.

Marinos ¿o corsos? vascos en la Guerra de Independencia Americana
En 1903 una comisión nombrada por el ministro de asuntos exteriores francés recibió el encargo de redactar la lista nominal de los "combatientes franceses que participaron entre 1778 y 1783, en la Guerra de Independencia Americana", basándose en los documentos conservados en los archivos nacionales y en los archivos del ministerio de la guerra. 
Se pueden leer los nombres de los marinos de esta región, y los de los inscritos en los acuartelamientos de Bayona y San Juan de Luz.

Otros personajes de la piratería vasca.
«Campanario». Pirata de San Sebastián, siglo XIV, del que se desconoce su identidad pero que aparece en multitud de narraciones orales.​
Martín Ruiz de Avendaño. Noble y marino vizcaíno. Arribó a Lanzarote en 1377, manteniendo, según la leyenda, un romance con esposa del rey Zonzamas, que se llamaba Faina, y naciendo de ambos la princesa Ico.
​ Aunque estaba convocado en la expedición contra La Rochelle con Pero Niño, no acudió a tiempo al combate. Participó posteriormente con él en una expedición punitiva contra la piratería inglesa en 1405 al mando de cuarenta naos y tres galeras, arrasando las costas de Cornualles y llegando a saquear Greenwich y la isla de Wight.​
Íñigo de Artieta, quien navegó en 1492 comandando la Armada de Vizcaya al servicio de los Reyes Católicos.
Juan Pérez de Casa.
Michel "le basque"
Étienne Pellot Aspikoeta. Marino laburdino del siglo XVIII, nacido en Hendaya, de familia de marinos originaria de Biriatu, en 1765 y muerto en la misma localidad en 1856.
Joannes de Suhigaraychipi, más conocido como "Le Coursic".
Zabarre, natural de Lezo.
Jean y Pierre Lafitte. Jean Dalbarade. Apodado Le Bayonnais que además de corsario ejerció de oficial de la marina y político en la Francia de entre los siglos XVIII y XIX. Varias proezas le hicieron avanzar en la jerarquía de la Royal Navy y fue nombrado Caballero de la Orden de San Luis 11 de agosto 1787.
Dominique Doussinague. De Bidarte. Descendiente de familia con tradición marítima, luchó en La Guerra de la Independencia Americana entre 1778 y 1783 en el navío "Le Zélé". Fue capitán de los buques corsarios La Diligente y El Almirante, ambos armados en Bayona.8​
Louis Harismendy. De Bidarte. Marino de oficio, cayó bajo las redes de Suhigaraychipi quien lo convenció para dedicarse a la piratería. Participó en la célebre expedición pirata que protagonizaron cuatro fragatas bayonesas en Groenlandia que desvalijaron a los holandeses.

Entre el siglo XVII y el siglo XVIII, los vascos fueron los principales corsarios de las aguas europeas. El señorío de Vizcaya contaba nada menos que con 77 buques corsarios.
En un primer momento los piratas y corsarios, actuaban hasta el Canal de La Mancha, en Inglaterra; pero poco a poco fueron extendiéndose hasta el norte de Europa, las costas americanas y las costas de Berbería en el norte de África.
San Sebastián y Hondarribia fueron las dos principales plazas corsarias de la península ibérica en el siglo XVII...
-------------

Y ahora me pongo a buscar en Internet el porqué de los actuales "desembarcos piratas" de la Semana Grande donostiarra...
Encuentro que  desde muchos años atrás, incluidos tiempos del franquismo, había una denominada CAT (centro o comisión de atracción y turismo) entidad creada por el ayuntamiento de Donostia-San Sebastián para gestionar los temas relacionados con el turismo y la organización de eventos en la ciudad.

Cansados de la vertiente oficialista de la Semana Grande y ante la nula participación popular en la misma, nació un colectivo: Donostiako piratak. 
Los jóvenes que componían dicho colectivo idearon  el "Desembarco pirata" en el que actualmente participan miles de personas tripulando toda clase de barcas y balsas que, saliendo del puerto pesquero, tratan de desembarcar en la playa de La Concha...



Desde su nacimiento en el 2002 las cuadrillas piratas se han multiplicado. Cada una de ellas monta  y tripula uno o más "navíos" en el desembarco, organiza sus kalejiras, conciertos y actividades festivas por toda la ciudad haciendo con su presencia en la Semana Grande un oasis alegre, participativo, colorista y popular.
Si pincháis aquí iréis al enlace a Donostiako Piratak. Ellos/as os dirán qué son:

                                                          ------------------------