lunes, 18 de diciembre de 2017

Solsticio de invierno. El Sol Invictus o Nuevo Sol, Eguberria: tradiciones que vienen de muy antiguo.

Los que hemos conocido el mundo ligado a la agricultura de hace cincuenta o sesenta años recordamos estas fechas de diciembre con la siembra ya acabada, la uva en la bodega y los cereales de la última cosecha bien guardados en el granero... las olivas ya en el trujal y la huerta ofreciendo solamente la humilde berza y el carnoso cardo...

En la parte de arriba de la casa (falsa, granero, ganbara o sabaiao), las patatas, el cajón de las legumbres, las ristras de ajos, las cebolllas, las botellas con tomate, los botes de pimientos, los frascos con la miel… los almendrucos, las nueces, las avellanas...
Los frutos del verano (melocotones, ciruelas e higos) convertidos en pasas... Latas con dulce de membrillo… Tinajillas con arrope, con dulce de higos, con mostillo…  Otras tinajillas con pimientos, cebollas, guindillas en vinagre...  Racimos de uvas colgados desde octubre convirtiéndose en pasas también…

Invierno. Tiempo de ir a cazar y de sacrificar los animales de pocilga y corral para obtener la necesaria pitanza cárnica...
Los embutidos, jamones y tocinos de la matanza del cerdo colgando del techo de la cocina…

Invierno. Larga la noche, corto el día. Heladas, nevadas, nieblas… la lantxurda, escarchando la hierba, los arbustos, los árboles...
Dentro de casa, un toque de confort gracias al calor de los mulos, bueyes y animales de tiro…  La leña traída y almacenada desde la sanmiguelada ardiendo en el hogaril…

Invierno. Noches largas alrededor del fuego del hogar escuchando el relato de antiguos sucedidos, tenebrosos cuentos y enigmáticas leyendas de boca de los más ancianos de la casa...
El hogar, escuela de tradición oral, que hasta que no irrumpieron la radio y la tele, posibilitó la transmisión generacional de antiguos saberes...

Sigo en mis pensamientos y veo natural que desde milenios atrás, desde que el hombre se hizo agricultor, nuestros antepasados pasasen estos días de diciembre en relativo y obligado descanso. 
Acabadas la siembra del cereal y la recogida de la oliva, el agricultor podía tomarse una merecida y ociosa pausa junto a su familia gozando de lo acumulado desde el verano y esperando a que el invierno acabase y el día se hiciese más largo…
                                                    -------------
El solsticio de invierno.
Última quincena de diciembre. Días de celebraciones milenarias en todas las culturas del hemisferio norte.
Es el solsticio de invierno. Momento de la noche más larga, pero también del punto en que tímidamente empiezan a alargarse las horas de sol... tiempo en que en todas las culturas han existido ritos, celebraciones lúdicas...

Las Saturnales. El Sol Invicto.
Recurrimos a Internet y vemos que en la antigua Roma, el solsticio de invierno se celebraba durante siete días.
Eran las fiestas Saturnales de entre el 17 y el 24 de diciembre. El día 25 era la fiesta del Sol Invicto.


Eran las fiestas en honor de Saturno, dios del crecimiento, de las sementeras y del vino.
Éste era uno de tantos dioses, pero un dios destronado por su hijo Júpiter y reducido a la condición de simple mortal.
Cuentan que Saturno se instaló en el Lacio. Y la mitología dice que su manera de gobernar a los hombres fue restableciendo la igualdad, sin que nadie estuviera al servicio de otro y haciendo que todas las cosas fueran de todos.

Saturnalia.
Las fiestas en honor de Saturno se celebraban justo en estas fechas del equinoccio invernal para recordar a este dios como bienhechor de la humanidad, del mundo agrícola, del origen de la vida.

Por voluntad de este mismo dios no se podía estar triste durante estos días. Eran días de buen comer, de opíparas cenas...
No se asistía a las escuelas. Se suspendían las actividades comerciales. Los jueces se tomaban vacaciones. No había ejecuciones...
Los esclavos eran liberados de sus obligaciones. A veces el esclavo hacia de amo y el amo de sirviente...
La Saturnalia era pródiga en bromas e inversión de roles en la que todo estaba permitido. Lo lúdico predominaba...
Iluminaban sus casas con profusión de velas y antorchas encendidas para prolongar las horas festivas y hacer de la noche día...
Adornaban los árboles que tenían en huertos y jardines con figuras de soles, estrellas y lunas…
Era habitual hacerse regalos durante estas fiestas…

El Sol Invictus. El Nuevo Sol. Eguberri.
Las Saturnales acababan el día del Sol Invictus, es decir, con el nacimiento del Nuevo Sol el día 25 de diciembre.
El titulo de Invicto, como representación del triunfo de la luz sobre la oscuridad ya que tras el solsticio de invierno el Sol vence y comienza a alargar el día...
El Sol Invictus, coincidía con el nacimiento del dios oriental Mitra. Era el dios del cielo y de la luz, y su fiesta conmemoraba el fin de los trabajos en el campo, una vez acabada la siembra del invierno. 


La palabra Eguberri ¿Equivalente al Sol Nuevo de los romanos?
Esa pregunta me hago cuando me pongo a pensar que en euskara al sol lo llamamos Eguzki. Y que al día de Navidad se le llama Eguberri.
Y mis cavilaciones derivan hacia si el nombre que damos al día de Navidad, es decir Eguberri, no es sino una contracción de la palabra Eguzkiberri el sol nuevo, el sol invicto… 
Aunque ya sé que según los lingüistas Eguberri puede devenir de egun + berri, es decir día nuevo… 

La palabra egun, eguna (que también puede devenir de Eguzki) la decimos para referirnos a las horas en que está presente el sol antes de que anochezca por lo que día a día deseamos egunon (buenos días) a todo el mundo.

De todas maneras está claro que cuando en Navarra nos referimos al día de Navidad hablando en euskara, empleamos la palabra Eguberri. 
Por lo tanto desde Uxue os deseo de todo corazón ¡Eguberri on! que quizá devenga de eguzki berri on (feliz nuevo sol)
Y para acabar, allá va el siguiente villancico:

                                                                --------------
POSTDATA
Lector, no te olvides del rito de bienvenida al año nuevo (urteberria) y acuérdate de beber el primer sorbo de ura (agua) del urte (año).
Pinchando aquí podrás leer la explicación de este antiquísimo rito navarro del agua nueva.
Y pinchando aqui, el rito del tronco de Navidad.
                                                       
Para terminar, un par de deseos desde lo más alto de Uxue, atalaya de Navarra:
Eguberri on denoi (feliz Navidad, feliz sol nuevo) a todos.
Urteberri on denoi (feliz año nuevo, feliz agua nueva) a todos.